Discurso de las emociones…

Emociones, espiritualidad, y todas esas nuevas píldoras mágicas en esta era de hipervelocidad y cambios, parecieran ser la mejor carta para las ambiciones políticas de poder y control con las cuales se han ido penetrando las instituciones hasta el punto de lograr transformar el mismo lenguaje y otras cosas fundamentales de la vida humana. Tristemente se usan discursos de los Valores pero de manera conveniente e invertida para lograr más sometimiento y adormecimiento de la razón, la inteligencia y la crítica, amén de que cada día seamos más obedientes y en ello se usa el poder de la Inteligencia Emocional, pero desvirtuada a manera de que las personas sean capaces de recibir un nuevo adoctrinamiento científico que les permita tolerar todo, bajo la creencia de una alta resistencia emocional que no lo perturba y lo mantiene estable.

Tal vez el problema no es la I.E. sino los propósitos con los cuales esas cosas hoy día terminan siendo instrumento de la política corrupta, del supuesto nuevo orden.

Muchos docentes, directivos, gerentes y demás solo actúan como siervos ciegos promoviendo los currículos que ya vienen envasados por los que están al control, y pensamos que desde nuestra humilde labor estamos creando seres críticos y valiosos, cuando en realidad la intermitencia e hipervelocidad no nos ha dado tiempo para pensar y reflexionar en lo que nos capacitamos y ofrecemos, sólo porque debemos estar actualizados en el último grito de la moda del lenguaje o el tecnicismo mediático del momento.

Victor Parra O.

Victor Parra O.

Dr. en Cs de la Educación, artista plástico, diseñador gráfico, ilustrador y fotógrafo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email